Volver a noticias

Volver al Gym

  • 8 octubre 2019

Para muchas personas, el final del verano supone no solo volver a la rutina laboral, sino también volver a recuperar ciertos hábitos descuidados como la alimentación sana o el ejercicio. Si durante este mes pretendes volver al gimnasio tras un periodo considerable, esto es lo que debes saber para no fracasar en el intento.

¿Cómo empezar a entrenar después de las vacaciones?

Lo más importante de todo es tener claro que después de semanas o incluso meses sin realizar ejercicio, no puedes incorporarte a la rutina de golpe, lo único que conseguirás es sobrecargar tu cuerpo y puedes llegar incluso a lesionarte.
Lo que realmente necesitas es recuperar el ritmo y eso se consigue poco a poco. No se trata tampoco de empezar de cero, sino tomarte la vuelta al gimnasio como un proceso que va de menos intensidad a más.

A continuación, te daremos una serie de pautas a seguir para hacer de tu incorporación al gimnasio un proceso no solo más fácil sino más efectivo.

6 Trucos para la vuelta al gimnasio

1. Busca una motivación: Para cualquier actividad que requiera una rutina es fundamental estar motivado. Define por qué quieres hacerlo y no te desmotives en las primeras sesiones, todos sabemos que siempre son duras. Cuando decaigas, piensa en todos los beneficios que la actividad física te aporta y recuerda que obtenerlos depende únicamente de ti.
2. Sé constante y regular: es más importante la regularidad que la intensidad, es decir, no hace falta ir todos los días al gimnasio, pero sí hacerlo con la misma frecuencia. Elije los días y las franjas horarias en las que mejor te viene ir o que más te motiva y no te obligues a ir más días de la cuenta.
3. Márcate objetivos realistas: Ya sea aumentar o disminuir de peso, aumentar fuerza física o ganar resistencia, ten en cuenta que nada se consigue de un día para otro, que todo es cuestión de constancia y no de milagros. Los resultados llegarán, no te obsesiones si no los notas tan pronto como desearías.
4. Dieta equilibrada, sin obsesiones: Normalmente, la vuelta al gimnasio suele ir ligada a una vuelta a la dieta sana y eso está genial, pero no intentes hacer una dieta restrictiva o “milagrosa” para intentar acelerar los resultados. Basta con llevar una dieta equilibrada, reducir la ingesta de azúcares y grasas y beber la suficiente cantidad de agua al día.
5. Búscate un compañero: Una buena forma de aumentar la motivación es encontrar a alguien que te acompañe en tu entrenamiento diario. De esta forma, al adquirir el compromiso con alguien te será más fácil vencer a la pereza y además los entrenamientos te serán más entretenidos.
6. Prueba cosas nuevas: Si te da pereza volver a realizar ejercicios que ya has probado y no van contigo, prueba otras opciones dentro de la oferta de tu gimnasio. Quizás la cinta de correr o las pesas no sean lo tuyo, pero… ¿por qué no probar una clase de zumba o de spinning?

En definitiva, comienza poco a poco, márcate unos objetivos a largo plazo y focaliza tu mente en por qué quieres conseguirlos, escucha a tu cuerpo y busca aquellas actividades que hagan del gimnasio una diversión.