Volver a noticias

Amaranto, la proteína vegetal superpoderosa

  • 6 marzo 2019

Las semillas de amaranto son cultivadas desde la antigüedad, concretamente por los mayas, incas y aztecas en el 4000 a.C. ¿Quieres saber qué lo hacía un alimento tan preciado?

Propiedades del amaranto

Esta semilla contiene un 13,7 % de proteína vegetal, de forma que se trata de uno de los alimentos vegetales con mayor cantidad de la misma. Además, la proteína del amaranto es de alto valor biológico, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Estos son los aminoácidos que nuestro cuerpo no sintetiza y que, por tanto, tenemos que tomar con los alimentos. Así, resulta un complemento ideal para las personas vegetarianas y veganas.

Además, el amaranto tiene otras propiedades:

- Es rico en el aminoácido lisina, que destaca por su efectividad contra el herpes (calenturas). Con este aminoácido y una dieta baja en arginina podemos incluso eliminar los fuegos labiales sin necesidad  de aplicar cremas.

- Es fuente de vitaminas A, B1, B2, B3, C y ácido fólico; y los minerales calcio, hierro y fósforo.

- Contiene omega-3, omega-6 y omega-9.

- No contiene gluten

- Es rico en fibra

- Tiene un bajo índice glucémico

- Contiene escualeno: se trata de una grasa antioxidante que antes se extraía del hígado de tiburón. Tiene efectos protectores sobre la piel, el sistema circulatorio y el intestino. También se le atribuyen propiedades anticancerígenas. 

Cómo cocinar el amaranto

El amaranto se cocina como otros cereales, puede tomarse hervido, tostado, hinchado o en forma de harina o germinado

- Si lo hervimos con una proporción de dos tazas y media de agua por una de semillas, obtenemos un buen alimento para acompañar platos, rellenar berenjenas, tomates, etc. y preparar ensaladas.

- En México, se utiliza para elaborar un dulce tradicional llamado "alegría".


Como ves, puedes incluir el amaranto en tu cocina de siempre y probar nuevas recetas... incluso si tu dieta es vegana. ¡Anímate a probarlo y descubre sus beneficios!